Joomla!

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Profesionales Nutrición en Deporte IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN EL ATLETA DE TERCERA GENERACIÓN – VETERANO

IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN EL ATLETA DE TERCERA GENERACIÓN – VETERANO

E-mail Imprimir PDF

Un fenómeno característico de la sociedad desarrollada en la segunda mitad del siglo veinte, es el envejecimiento de la población, debido al aumento de la esperanza de vida, producido por los avances de la medicina, hábitos de vida más sanos, mayor higiene y ejercicio físico. Demográficamente significa un aumento del número total de veteranos.

 

En el año 2000, el numero personas mayores de 65 años supondrá en España más del 15 % de la población total superando los 6 millones, con un equivalente mundial de mil millones de personas mayores de 60 años. En la actualidad en Europa del 12-16 % de la población se encuentra comprendida en edades superiores a los 65 años (Lavega, 1990).

Esto quiere decir, que potencialmente el número de practicantes de actividades físicas comprendidos en estas edades se multiplicará progresivamente, hablamos entonces de nuevas necesidades de los atletas de tercera generación, necesidades creadas según ciertas tendencias del mercado de la actividad física y el deporte. Hoy en día la oferta deportiva a nivel municipal o privada es muy grande e incluye casi todo el abanico de actividades físico-deportivas existente en nuestra sociedad, esta oferta hace que el número de atletas veteranos aumente y con esto aumente la demanda de información y cultura sobre todo lo relacionado con el buen funcionamiento de nuestro cuerpo para llevar a cavo la actividad sin riesgos y con un mayor grado de eficacia.

A pesar de que el nivel de práctica deportiva en el veterano es escaso, tan solo un 3% de individuos realizan actividad física con asiduidad (Lavega 1990). La sociedad es consciente del cambio de estrategia que se está produciendo con la demanda de los deportistas de tercera generación (veteranos) en cuanto a la búsqueda de nuevas inquietudes y necesidades para llenar su vida y conseguir con ello ser un poco más felices.

El hombre ocioso, demanda una serie de actividades para ocupar su tiempo libre, entre las que se encuentran las actividades culturales, socio-recreativas, y deportivas. El deportista de tercera generación "veterano", cuando se acerca a la edad de jubilación dispone de más tiempo libre, tiempo que se puede convertir en un arma de desgracia y desasosiego, si no encontramos una forma racional de utilizarlo, que le satisfaga plenamente. ¿Qué mayor satisfacción puede tener el ser humano, que estar física y psíquicamente en plenitud de condiciones "en forma"?, satisfecho con su propio cuerpo, lo que le reporta un aumento de su autoestima, proporcionándole una gran felicidad.

Las actividades que producen estos efectos, son por tanto demandadas conscientemente por los "veteranos" y entre ellas distinguimos: el juego, actividades de tiempo libre, actividad física, actividades deportivas o competitivas. Todas estas actividades solicitadas por los adultos, pretenden resolver ciertos problemas de: desmotivación, abandono físico, introversión, y en definitiva infelicidad; ocasionados por la rutina aplastante de la personas mayores. Estas actividades para la tercera edad pretenden tener los siguientes efectos positivos o de rebote: ocupación del tiempo libre, mejora de la calidad de vida, mejora del rendimiento físico y al salud, interrelación socio-afectiva, y la competitividad regalada y sus viajes, estos efectos tienen un relación de retroalimentación (causa-efecto) con todas las actividades jugadas, de tiempo libre, acondicionamiento físico, y competitivas, pero además, se complementan para formar un todo, un bloque para paliar los efectos adversos del aburrimiento.

Los deportes de competición requieren de un cierto grado de conocimiento, preparación, y además, están sujetos a una reglamentación estricta, aun así el numero de fichas de atletas veteranos va aumentando paulatinamente, creo que debido a lo que su práctica les reporta: una gran satisfacción del trabajo bien hecho, la simple participación en acontecimientos socio-deportivos, al igual que la gloria del triunfo si lo consiguen.

 

Debido también a que los atletas después de su corta etapa como competidores de segunda generación, se resisten a dejar su práctica deportiva "están enganchados", ya que en la mayoría de los casos su círculo de amistades continua ligado a esta práctica y la continuación pasa por competir dentro de una categoría para aletas de tercera generación "veteranos".

La oferta de la práctica deportiva atlética para los veteranos, pasa por dividir sus especialidades según su grado de complejidad; que si las analizamos por la desviación del movimiento natural humano con el estereotipo técnico de cada especialidad, obtenemos: disciplinas naturales como las carreras lisas, disciplinas naturales adaptadas como las carreras con obstáculos, y por último las disciplinas técnicas como los saltos y los lanzamientos.

En segundo lugar si las dividimos según la fuente energética que utiliza obtendremos: las que utilizan el sistema energético anaeróbico aláctico, las que utilizan el anaeróbico láctico, y por último las que utilizan el aeróbico.

Como vemos los requerimientos fisiológicos y físicos de las especialidades atléticas, nos hacen pensar que el atleta de tercera generación a de estar en plenitud de facultades, para lo cual la buena alimentación es el primer escalón que debe asumir, ya que los alimentos son metabolizados, creando las fuentes energéticas que más tarde utilizará en el ejercicio.

NECESIDADES NUTRICIONALES

Vienen definidas por la cantidad de calorías, principios inmediatos, vitaminas y minerales necesarios para el desarrollo y normal funcionamiento corporal de un individuo.

Estos requerimientos varían con la edad, sexo, peso, actividad física, etc., y además con la capacidad de digerir absorber y utilizar nutrientes por las personas mayores.

NECESIDADES ENERGÉTICAS PARA LOS ATLETAS DE TERCERA GENERACIÓN

Con la edad, existe una disminución de las necesidades energéticas (calóricas) debido a la disminución del metabolismo basal.

Debe asegurarse un aporte suficiente para cubrir las necesidades de vitaminas y oligoelementos. Como refleja el cuadro anterior, las necesidades energéticas diarias se estiman en 30-35 Kcal/kg. Teniendo en cuenta que dietas por debajo de 1800 Kcal. Pueden ser deficitarias en nutrientes, así el total calórico de la dieta lo aportan un 50% los hidratos de carbono (200-300 gr.), un 30% las grasas o lípidos (50-75 gr.), y un 20% las proteínas

·         HIDRATOS DE CARBONO, son la principal fuente de energía y de fibra alimentaria.
    Se aconsejan los hidratos de carbono de absorción lentas o glúcidos complejos (trigo, arroz, maíz, patatas), y disminuir los azucares solubles que, estimulan excesivamente el apetito. Los azucares refinados no deben exceder del 10% del total

·         FIBRA ALIMENTARIA: constituida por hidratos de carbono estructuralmente complejos. Cuya ingesta debe ser mayor de 30 gr. diarios. Los alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres, cereales enteros como el salvado) favorecen el transito digestivo, contribuyendo a evitar o paliar el estreñimiento.

·         LIPIDOS O GRASAS, son los responsables del sabor de los alimentos. Aportan el doble de calorías por gramo que los hidratos de carbono o proteínas, recomendándose del 30-35% del valor calórico total, y un mayor aporte de grasas de origen vegetal.

o    7-10% de grasas saturadas (origen animal)

o    10-12% de grasas monoinsaturadas (origen vegetal)

o    10-12% de grasas poliinsaturadas (pescados)

    Son importantes también por que ellas son el vehículo de vitaminas liposolubles (A y D) y por que los ácidos grasos esenciales (linoleico-linolénico) forman parte de las estructuras celulares, regeneración de los tejidos y del proceso inmunitario, y, por tanto, son indispensables en la lucha contra el envejecimiento. Debemos a demás limitar La cantidad de colesterol a 300 mg. día (equivale a un huevo).

·         PROTEINAS: la ingesta recomendada se sitúa entre 0,8-1 gr./día para el veterano sano, aumentando hasta 1,2% en determinadas circunstancias como: envejecimiento del aparato digestivo (disminución de la absorción, aumento de perdidas digestivas) infecciones, estrés, etc. Del aporte proteínico el 50% debe corresponder a proteínas de origen animal de alto valor biológico, como son la leche, carne, los huevos. La leche y los huevos son muy aceptados en los veteranos por su fácil ingestión. La carne, debido a los problemas de masticación, representa un obstáculo para su consumo, debiendo ser ofrecida en preparaciones modificadas, como carne picada albóndigas, croquetas, etc. la medición de albúmina en sangre se utilizará para valorar el nivel de proteínas en el atleta veterano; y así por debajo de 35 gr./l. De albúmina, el riesgo de complicaciones es muy elevado.

·         VITAMINAS el aporte diario de vitaminas viene dado por el aporte energético total y la proporción de los principios inmediatos de la dieta. Algunas vitaminas pueden ser insuficientes debido al rechazo de algunos alimentos, o bien por alteraciones en su absorción, enfermedades o aumento de sus necesidades. La absorción de las vitaminas liposolubles es a través de los alimentos relacionados con las grasas, estas no se eliminan por la orina y tienden a almacenarse en el organismo.

En resumen, en el atleta veterano existen numerosas causas que favorecen la aparición de déficit vitamínicos (paliadas en parte por el ejercicio físico realizado), tales como: Aporte calórico insuficiente, dietas excesivamente restrictivas en grasas, rechazo de frutas y verduras, disminución del apetito, excesivo uso de laxantes, polimedicación, patologías agudas y /o crónicas, Etc.

·         MINERALES el aporte de minerales puede verse comprometido en el deportista veterano debido a las mismas causas que en el caso de las vitaminas: menor apetito, dificultad en la masticación, alteraciones endocrinas, digestivas y renales, e interacción con fármacos, en particular los laxantes y diuréticos.

 

 

FUENTE:

www.efdeportes.com
 

Auspician