Joomla!

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Malnutrición EL INTA (CHILE) INTENSIFICA PROMOCIÓN DE ALIMENTOS SALUDABLES EN COLEGIOS

EL INTA (CHILE) INTENSIFICA PROMOCIÓN DE ALIMENTOS SALUDABLES EN COLEGIOS

E-mail Imprimir PDF

En Chile alrededor de 3,4 millones de personas son obesas. Cifra que -si se mantiene la tendencia actual- superaría los cuatro millones en 2010. Y los niños son, sin duda, un grupo de riesgo. Por eso el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), de la Universidad de Chile, sigue desarrollando programas de monitoreo entre los que se destaca el de "Prevención y Tratamiento de la Obesidad Infantil en Escuelas Básicas de Chile" junto a Trasmontes Lucchetti, iniciativa que con el apoyo del Gobierno se extenderá a mil establecimientos de todo el país.

El programa Prevención y Tratamiento de la Obesidad Infantil en Escuelas Básicas de Chile, que cuenta con el Sello Bicentenario otorgado por el Gobierno, se aplicará en mil escuelas públicas, replicando así el éxito registrado desde 2002 en Macul y Casablanca. El esfuerzo conjunto de la empresa de alimentos Tresmontes Lucchetti S.A. y el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), ha incentivado la asociación de nuevas empresas a través de NutriRSE llevando el plan -que ha logrado disminuir la obesidad y el sobrepeso, mediante el cambio de hábitos alimenticios y el aumento de la actividad física- a otras comunas del país.

 

Al respecto, el Director del INTA, Fernando Vio, explicó que ante el sostenido aumento de la obesidad infantil la entidad comenzó en 2002 una investigación en la que se tomaron tres casos de estudio en Casablanca, colegios en los que se implementó un programa de actividad física y de alimentación saludable. "Las clases de educación física se aumentaron a cuatro horas semanales y con una mayor intensidad. Además, los profesores fueron capacitados para que a través de las materias normales (como Lenguaje y Matemáticas) transmitieran a los niños conceptos de alimentación saludable”. 

Entre los resultados de la investigación cabe destacar que de 1.800 niños intervenidos, de los cuales 300 eran obesos, la mitad superó esta condición. "Ello con acciones bastante simples, en el marco de las actividades que regularmente se hacían en las escuelas. Tales logros fueron presentados en 2005 al Ministerio de Salud para extenderlos a todo Chile”. 

Desde entonces también se extendió el programa saludable a otras zonas de la Región Metropolitana con el apoyo de compañías que desarrollan planes de Responsabilidad Social Empresarial y que actualmente están vigentes en: Puente Alto, Maipú, Estación Central, Santiago Centro, y Macul. Comunas de alta densidad demográfica que han prestado un valioso apoyo desde sus administraciones centrales.                 

Además "el Ministerio de Salud creó en 2006 una Estrategia Global contra la Obesidad (EGO) con la que se comprometió a trabajar con la misma metodología del proyecto de Casablanca en escuelas, con 108 de éstas en la Región Metropolitana". La Estrategia EGO es una invitación a diferentes instancias nacionales a sumarse a la realización de acciones que generen las condiciones para el fomento y la promoción de estilos de vida saludables, para la prevención de la obesidad y otras enfermedades crónicas, en las cuales la industria alimentaria tiene un rol preponderante.
 

Pequeños formatos en Kioscos escolares

Fernando Vio comentó también que a raíz de los proyectos "nos dimos cuenta de que uno de los grandes problemas eran los kioscos, porque a los niños se les enseñaba sobre alimentación saludable en clases, pero al salir al recreo les vendían productos poco apropiados. Sin duda, eso es un tema muy serio, pues del arriendo del kiosco generalmente depende la caja chica de las escuelas municipales".

"Entonces -detalló- hicimos una investigación en 2008 para ver cómo funcionan los kioscos desde el punto de vista económico y nutricional". Así se determinaron factores que favorecen cambios de hábitos en los niños. Para hacerlo Fernando Vio expresó la importancia de "generar cambios en forma progresiva, educar sobre los beneficios del consumo de alimentos saludables, y ver la posibilidad de que las municipalidades se hagan cargo del arriendo mensual que le paga el kiosco al colegio", entre otras medidas.

Los kioscos deben tener productos saludables para vender, por eso "estamos promoviendo que la empresas los hagan. Actualmente tenemos un listado de 150 productos saludables que podrían ser comercializados en kioscos, por ejemplo: leches descremadas en cajas pequeñas, bolsas de manzana deshidratada, bolsas pequeñas con maní nueces y almendras, frutas en porciones y sandwich saludables de pan pita o pan de molde".

Macul como caso de estudio

En el marco del Proyecto de Prevención y Control de la Obesidad Infantil implementado en Macul -cuyos pilares fundamentales son la educación en nutrición y el aumento de las horas de clases de ginmasia- se desarrolló un "Espacio Saludable", es decir, un punto de venta de alimentos de bajo costo asociado a prácticas de actividad física.

Ello sirvió para comparar las actitudes hacia los alimentos saludables y no saludables en escolares y profesores, comparando el modelo tradicional de kiosco y de "rincón saludable".

El diagnóstico de esta comuna evidenció que más de un 69% de los niños lleva dinero para comprar su colación en el kiosco del colegio. De tal porcentaje un 20% lleva diariamente $100, un 40% entre $200 y $500 y un 9% más de $1.000.

Los alimentos que los niños compran con el dinero son encabezados por: productos envasados dulces, jugos, helados, productos envasados salados y bebidas gaseosas. Les siguen yogur, barras de cereal y completos, entre otros.

Las motivaciones que tienen los niños para comer alimentos NO saludables son, principalmente: que son ricos, los venden en el kiosco, son baratos, todos los compran, les hacen publicidad en la televisión, están de moda, sus envases son bonitos, y porque traen regalos. Todas ellas características que debieran tener los alimentos saludables para que los niños las prefieran.La implementación del espacio saludable, por lo tanto, incorporó el diseño y construcción del espacio saludable, capacitación al concesionario y docentes del colegio, una clasificación de alimentos según contenido de nutrientes, un análisis de los alimentos disponibles en el mercado y la promoción de alimentos con bajo aporte calórico, grasas, azúcar y sal.

Los alimentos ofertados al inicio de la intervención eran: Yogur, galletas, leche entera, galletas saladas, palomitas de maíz, sandwich, fruta natural, semillas secas, jugos, jaleas, bebidas light, helados, masticables, chicles, dulces de menta, arroz inflado y barras de cereal.

En tanto, los alimentos ofertados post intervención fueron: Galletas de diferentes sabores, frutas secas, semillas secas, leche con plátano, chips de manzana, sémola con leche, palomitas de maíz, jalea con yogur, macedonia de frutas, jugos, zanahorias baby, aguas minerales, bebidas Light, leche cultivada, Chamito, sándwich, yogur descremado, chicles, café helado light, masticables, helados de agua, dulces de menta, helados de leche descremada, galletas saladas, barras de cereales, arroz inflado y gomitas.

Sobre la proyección de este espacio saludable en 2009 está contemplado implementar un programa educativo para conocer el significado del contenido nutricional de los alimentos que se venden en el espacio saludable. También equipar los colegios con nuevos espacios saludables con implementos deportivos. La Corporación Municipal estudiará, además, la posibilidad de licitar los espacios saludables de toda la comuna para el año 2010.

Un libro para generar experiencias de aprendizaje

La publicación ¡Qué rico es comer sano! -de las autoras Nelly Bustos, Cecilia Benavides y equipo- se enmarca dentro del proyecto Prevención y Control de la Obesidad Infantil que actualmente se desarrolla en Macul, gracias al trabajo participativo del INTA, la empresa Tresmontes Lucchetti y la Corporación Municipal de Desarrollo Social de dicha comuna, expresó el Doctor Vio.

En el marco de este plan se han desarrollado una serie de actividades de participación y educación orientadas al primer ciclo de la Enseñanza General Básica, segmento donde se potencia y genera un mayor impacto en la formación de hábitos y conductas saludables.

La meta del manual, por tanto, es lograr vincular las Guías Alimentarias Chilenas con los aprendizajes insertos en los objetivos Fundamentales, Transversales y Contenidos Mínimos Obligatorios para los alumnos. El propósito es educar, internalizar y fomentar la alimentación saludable con una mayor cantidad de horas de educación física, propiciando una mejor calidad de vida para toda la comunidad escolar.

Las actividades diseñadas para fomentar una alimentación saludable, están en un formato de fichas, las que contienen objetivos, recursos y subsectores de aprendizaje como: Lenguaje y Comunicación, Estudio y Comprensión del Medio Natural y Social, Educación Artística y Educación Tecnológica. También hay un modelo de evaluación simple y rápido para cada una de las actividades, que están diseñadas para reforzar el aprendizaje esperado de los estudiantes de acuerdo a su nivel y concebidas para estimular un estilo de vida más saludable.

INTA y Tresmontes-Luchetti, un modelo motivador

Este año la subsecretaria de Salud, Dra. Jeanette Vega, dio un fuerte respaldo al proyecto de Tresmontes Luchetti que cuenta con el apoyo científico del INTA, pues ha logrado disminuir efectivamente la prevalencia de obesidad en los niños (50%) y el sobrepeso (25%), en Macul y Casablanca.

Anunció, en ese contexto, el compromiso del Gobierno de expandirlo a mil escuelas públicas de todo Chile, duplicando las horas de educación física en días distintos y estimulando una alimentación más balanceada en cuanto al consumo de grasas saturadas, calorías, azúcares y sal en las comidas diarias.

El modelo es replicado en varias comunas gracias a la asociación de empresas a través de NutriRSE, una iniciativa de Acción RSE para agrupar los esfuerzos privados, en conjunto con actores públicos, en una asociación coherente con la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) para combatir la obesidad y sedentarismo, a través de la promoción de la vida sana y activa, e intervenciones directas para reducir la obesidad en la comunidad y dentro de las compañías.

El proyecto persigue reunir a la mayor cantidad de compañías que estén realizando o se comprometan a ejecutar programas para combatir la obesidad y el sedentarismo a nivel nacional, con el objeto de crear sinergias entre ellas y otros actores públicos expertos.

Tresmontes Luchetti fue la primera compañía en adherir a esta iniciativa a través de su programa "Prevención y Tratamiento de la Obesidad Infantil en Escuelas Básicas de Chile", una exitosa intervención realizada en conjunto con el INTA y que, como se explicó, sirvió de inspiración para otras empresas. 

Fuente: www.inta.cl  

 

Auspician