Joomla!

 
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Dietas ALIMENTACIÓN PARA QUIENES SUFREN EL SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE

ALIMENTACIÓN PARA QUIENES SUFREN EL SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE

E-mail Imprimir PDF

Este trastorno se caracteriza por cursar con diarrea, alternando con períodos de constipación, excesiva flatulencia, sensación de evacuación incompleta y dolor abdominal.  Generalmente se presenta con mayor frecuencia en el sexo femenino.

Está asociado a situaciones emocionales, períodos de estrés, nerviosismo, ansiedad, depresión y a determinados errores alimentarios como por ejemplo, excesiva cantidad de café, comidas rápidas y ricas en hidratos de carbono, ingestas apresuradas, frituras y picantes.

MANEJO NUTRICIONAL  

El manejo de la alimentación va a estar supeditado al período por el cual esté atravesando, es decir diarrea o constipación, el cual debe ser llevado a cabo de manera personalizada.

En la etapa de diarrea es fundamental reponer las pérdidas de agua y de electrolitos, a la vez que se debe lograr normalizar el tránsito intestinal, para lo cual:

• Aumentar el consumo de agua, agua mineral, caldos de verduras colados con el agregado de sal, caldos de frutas como por ejemplo de manzana, gelatina dietética.
• Suprimir los lácteos: leche y yogur. Puede utilizarse quesos blandos descremados como por ejemplo el Port Salut.
• Preferir arroz blanco, polenta, fideos, pan desecado al horno, galletitas de agua de bajo tenor graso.
• Evitar las frutas y las verduras.
• No utilizar ningún condimento picante.

Una vez superada esta etapa pueden incorporarse algunas frutas: manzana, pera, durazno, cocidas y sin piel, banana madura sin hilos; y verduras cocidas: zapallo, calabaza, zanahoria sin el centro, zapallitos sin piel y sin semillas.

Luego puede probarse la tolerancia a la leche, pero esta debe ser libre de lactosa o bien un yogur descremado. También puede agregarse queso blanco magro, mozzarella, ricota.

A medida que se resuelve el cuadro se incorporan primero las carnes blancas como el pollo y luego las carnes rojas, el resto de las verduras y frutas cocidas para luego incorporarlas crudas pero peladas.

Cuando se normaliza por completo la función intestinal las frutas y verduras pueden ser crudas y con su cáscara, a fin de prevenir la constipación.

En el caso de constipación:

• Preferir las verduras de hoja (espinaca, acelga, berro), remolacha, chauchas, tomate, berejenas, zanahoria. 
• Incrementar el consumo de frutas como por ejemplo, naranja, mandarina, pomelo, kiwi, ciruela.
• Pueden incorporarse cereales integrales, como galletitas o panificados con salvado de trigo.
• Tener precaución con los alimentos flatulentos como las coles, legumbres, choclo, melón, sandía.
• Es de vital importancia beber como mínimo 8 – 10 vasos de líquido al día.
• Es importante que realice el fraccionamiento alimentario establecido ya que favorece al tránsito intestinal.

Como recomendaciones, es fundamental hacer hincapié en las medidas higiénico-dietéticas:

• La alimentación debe ser variada y fraccionada en 4 - 5 comidas diarias.
• Comer en un ambiente tranquilo, sin ansiedad ni nerviosismo.
• No fumar.
• Masticar varias veces los alimentos.
• Preferir los lácteos descremados, en el caso de la leche si llegara a producir distensión abdominal elegir una libre de lactosa.
• Utilizar condimentos suaves y aromáticos.
• Limitar el consumo de café, bebidas alcohólicas, bebidas gasificadas y gaseosas.
• Es de gran utilidad la realización de actividad física con el objetivo de controlar el estrés.

Por Lic. Nazarena Asús

 

 

Auspician